Pin It
» » Cómo Comunicarte con Eficacia

Cómo Comunicarte con Eficacia

Centro de Recursos No hay comentarios

Cómo Comunicarte con Eficacia

como sabes que sabesVamos a tratar de hacer sencillo algo complejo, como es comunicarse con eficacia con los demás.
En Programación Neurolenguística (PNL), a la representación interna de la realidad, siempre subjetiva, se le denomina también mapa. El nombre de mapa es una metáfora que indica que, de la realidad, seleccionamos ciertos elementos y eliminamos ciertos otros, de la misma forma que un mapa de calles, no contiene información demográfica, por ejemplo, o la altura de los edificios, etc. Siendo la realidad de infinitos detalles, ningún mapa, por supuesto, puede representar fielmente la realidad. Esa es la razón por la que se afirma que el ser humano no conoce la realidad: la recrea.
 Los elementos que subjetivamente integran nuestro mapa de la realidad, son percibidos a nivel neurológico por nuestros cinco sentidos, o canales de entrada. La abundancia o ausencia de algún sentido en nuestro mapa de la realidad, es lo que se conoce como el Sistema de Representación Sensorial dominante. ¡Ah! Ese es otro gran descubrimiento de la PNL. Resulta que cada persona parece tener un sistema de Representación Sensorial dominando su experiencia Interna.
 ¿Qué significa esto? Muy sencillo: resulta que dejamos pasar o captamos más elementos de ese Sistema que de los otros tres. Por ello, nuestra representación de la realidad, al ser expresada, va a tener más de los elementos dominantes que de ningún otro. Pero, ¡un momento! Si yo tengo, por ejemplo, más elementos, digamos, visuales y elimino más los elementos auditivos y kinestésicos; y otra persona a su vez, percibe por selección más elementos auditivos que de ningún otro, entonces cuando yo le comunique mi experiencia de la realidad con elementos visuales que son los que la otra persona elimina…
 ¡Claro! Ya lo captaste. No vamos a poder comunicarnos. Usemos un ejemplo más específico en el que señalaré de rojo todos los elementos visuales, de verde todos los auditivos y de azul, los kinestésicos. Pensemos en la siguiente situación. Un marido llega a su casa de trabajar (todavía hoy en día es lo más frecuente, pero está cambiando) y saluda a su esposa:
 - Hola mi amor. (Su tono de voz es monótono y su velocidad es lenta al hablar, mientras rodea con sus brazos a su esposa).
 - ¡Ay! Hola, no te había visto entrar. Pero no te me acerques, que no me veo bien. He estado toda la mañana en la cocina y el único paisaje que he visto es el de la ventana y el refrigerador. (Con una voz acelerada, un tono de voz elevado y sin voltear a ver al marido).
- Es que, cariño, se siente un muy bien llegar al calor del hogar.
 - Tú que estás afuera todo el día, pero yo ya no veo la hora en que se acabe mi trabajo de la casa y los niños. Anda, ve a verlos y a decirles que hagan la tarea si quieren tener un futuro brillante como el de su papá.
- Enseguida, mi amor, pero primero quiero relajarme y ponerme cómodo.
O este otro ejemplo. Sigamos con el ejemplo del marido que llega a la casa luego de su trabajo.
 - Pero si sabes que tenemos una cena, ¿por qué no te veo todavía arreglada? (Tono de voz elevado y rápido mientras agita las manos y señala con una de ellas la vestimenta de su esposa)
 - Primero se dice algo bonito y luego me regañas. ¿Eso es todo lo que se te ocurre decir después de no haber hablado conmigo en todo el día? (Tono de voz más melodioso, pausado y mostrando la sensibilidad al hacer énfasis en palabras como “todo el día”)
 - No te estoy regañando, mujer. Lo que pasa es que siempre llegamos tarde y esta vez quiero que nos vean llegar a tiempo.
- Eres muy exigente conmigo. Ya no me dices, como antes, que me quieres. Un matrimonio armonioso también tiene esos momentos en los que nos decimos cosas románticas.
 - Ya sabes que yo soy así. Aunque no te lo diga, te lo muestro de mil maneras. Mira la casa en la que vivimos, las joyas, la ropa, el coche. Además, ¡claro que sí te quiero! Caramba. (Con un tono de voz de regaño, de nuevo, y elevado, que no es exactamente el que la esposa quería escuchar)
 Desde luego, estas situaciones son totalmente fantasiosas y es dudoso que se reproduzcan en la realidad, pero solo las usé como un mecanismo didáctico para demostrar como los tres sistemas de representación sensorial se ven reflejados en nuestro lenguaje, nuestra voz y nuestras posturas corporales.
 El asunto de la comunicación se pone todavía más bello cuando utilizamos un concepto conocido como el  Metamodelo, en el que aprendemos a saber exactamente lo que la gente quiere decir y aprendemos a decir exactamente las cosas de manera que nos aseguramos que nos entiendan. En pocas palabras, nos comunicamos a nivel profundo con los demás seres humanos.

FRANCIS ORTEGA

Es Master Coach Certificado en Programación Neurolingüística (PNL), Experto en Procesos de Cambios, Instructor en Reingeniería Cerebral con PNL e Hipnosis. Diplomado en Comunicación Social con largos años de ejercicio y también ha participado en Investigación y Desarrollo de Proyectos en el campo de la Medicina Alternativa.

Deja tu comentario

  • Nombre:
    E-mail:
    URL: (Opcional)

Tambien Te Puede Interesarclose