Como meditar donde y cuando quieras

0
366

En el mundo moderno se vive en constante ajetreo. No bien terminamos una tarea para empezar otra, y otra, y otra, así ad infinitum, o hasta que caemos exhaustos y queremos desconectarnos del mundo. Esta desconexión puede ser una siesta o un largo sueño reparador si se tiene el tiempo y la disposición. Sin embargo, si este cansancio demoledor se presenta a mitad del día, en plena jornada de ocupaciones, es importante mantener la cabeza fría y pensar en una salida rápida. Para salir (figurativamente hablando) de todo lo que nos rodea, es preciso hacer un esfuerzo consciente para ello. Esto se conoce como meditación.

Siempre que se pueda

Muchas personas intentan meditar, pero no consiguen introducirlo en sus vidas como hábito. Esto se debe a muchos factores, como la falta del espacio apropiado o del tiempo suficiente. Pero en los últimos años se ha difundido una técnica de meditación rápida para practicarse en casi cualquier circunstancia. Es importante recalcar que, de contarse con los recursos, siempre es preferible preparar el ambiente para meditar y hacerlo durante el tiempo deseado. En este sentido, si se tiene un momento lo suficientemente largo, se pueden minimizar las distracciones, reproducir música suave y disponer de un sitio cómodo. Pero si se está en la oficina o en el tren, basta con seguir un sencillo protocolo.

¿Cómo hacer una meditación rápida?

Primero es necesario cerrar los ojos, asumir la posición más cómoda posible sin acostarse y tener una forma de llevar el tiempo. Es recomendable empezar con un minuto, pero ese tiempo se puede reducir o aumentar con la práctica. Para situarse en un estado de conciencia tranquilo se debe vaciar la mente de todo pensamiento. No importa si se cae en alguna distracción, lo importante es no atar ese pensamiento a otro y volver al estado de concentración. Se puede fijar como centro de atención los sonidos del entorno o la propia respiración. Lo importante es enfocar nuestra audición en una sola cosa durante un minuto y olvidarse de todo lo demás. Esta práctica despejará la mente y nos preparará para terminar el día en paz.

Los beneficios de meditar por cortos períodos de tiempo son varios. Primero, permite que la persona evite entrar en un estado emocional o mental volátil, haciéndola volver al estado natural de calma que debería tener el ser humano. También, al tratarse de rutinas de meditación cortas, es mucho más fácil incorporarlas como hábito ya que no consumirán grandes fracciones de nuestro tiempo. Por último, incentivan a tener y mantener la disciplina sobre nuestra propia mente y cuerpo.

Soy el autor de esta página y director del Centro de Recursos para el Exito y la Prosperidad (CEREXPRO) y tengo una Maestria Certificada como Coach en Programación Neurolingüística (PNL), Tambien soy Experto en Procesos de Cambios, Instructor en Reingeniería Cerebral con PNL e Hipnosis. Diplomado en Comunicación Social con largos años de ejercicio y he participado activamente en Investigación y Desarrollo de Proyectos en el campo de la Medicina Alternativa. Estoy a tu orden a traves de las diferentes formas de contacto de la página. Gracias por estar aquí.

Comments

comments

Dejar una respuesta