Mejorar la autoestima para cambiar la vida

0
407

Una de las variables fundamentales para desarrollarnos plenamente en la vida es tener una buena valoración de quiénes somos, es decir, sentirnos valiosos en el entorno en el que nos desempeñamos y con suficiente confianza en nosotros mismos para emprender iniciativas en nuevos ámbitos. Esto es lo que comprende el concepto de autoestima, el cual está referido a cómo nos vemos como individuos y como parte del mundo.  Ese concepto consiste en la cosmovisión que se desprende de tres variables fundamentales: nosotros, el entorno y nuestro desenvolvimiento en el entorno. Sin una buena autoestima difícilmente podremos llevar un día a día placentero o al menos emocionalmente equilibrado, por lo que es preciso mantenerla en niveles adecuados o mejorarla en caso de que esté en niveles bajos o muy bajos.

 Autoconcepto y autoimagen

mejorar el autoestima 1La autoestima la medida en la que nos sentimos valorados por el entorno, y en qué medida nos valoramos nosotros mismos. Es por ello que si bien la observación del entorno es importante, previendo y buscando rodearnos de personas que nos respetan y nos estiman de manera genuina, lo que hará la diferencia es la observación del propio individuo hacia sí mismo. Tal observación arrojará dos perspectivas básicas: el autoconcepto y la autoimagen. En esas dos percepciones residirá la diferencia entre una autoestima saludable o un autoestima baja, propensa a originar estados de depresión ocasional o crítica. Si el autoconcepto está predominado por ideas negativas o limitaciones autoimpuestas se hablará de autoconcepto negativo. Asimismo, si la percepción de la autoimagen está llena de complejos y sensación de fealdad es una autoimagen negativa.

Para tener una autoestima saludable

Para mejorar el autoconcepto es importante enfocarnos en nuestras potencialidades por encima de las debilidades. Es decir que si alguna tarea nos resulta particularmente difícil, lo mejor que se puede hacer es poner el mayor esfuerzo en ella, pero de ninguna forma medirnos en función a lo que no podemos hacer. Después de todo, si no sabemos hacer algo, lo más lógico es que no podamos hacerlo correctamente a la primera, y si lo logramos, será con un gran esfuerzo y consumiendo mucho tiempo en su ejecución. Por otro lado la autoimagen tiene especial influencia y suele ser mucho más complicada en las mujeres, quienes se ven presionadas desde la adolescencia para lucir de determinada forma o actuar de determinada manera y tener ciertas aspiraciones. Lo mejor que se puede hacer para evitar problemas de autoimagen es deslastrarse de las ideas preconcebidas de belleza y aceptar que estos son conceptos moldeables, circunstanciales, siempre teniendo en cuenta que la opinión que más importa es la propia. Esto aplica tanto a mujeres como a hombres. Los conceptos de estética impuestos por la sociedad y los medios, aún cuando pueden ser una guía para mejorar nuestra apariencia, no tienen por qué ser un cimiento sobre el cual edifiquemos toda nuestra imagen. Al final del día, es una buena actitud – y no tanto el vestido o la contextura corporal – la que hace que las personas se vean bien y sean valoradas por su entorno.

Soy el autor de esta página y director del Centro de Recursos para el Exito y la Prosperidad (CEREXPRO) y tengo una Maestria Certificada como Coach en Programación Neurolingüística (PNL), Tambien soy Experto en Procesos de Cambios, Instructor en Reingeniería Cerebral con PNL e Hipnosis. Diplomado en Comunicación Social con largos años de ejercicio y he participado activamente en Investigación y Desarrollo de Proyectos en el campo de la Medicina Alternativa. Estoy a tu orden a traves de las diferentes formas de contacto de la página. Gracias por estar aquí.

Comments

comments

Dejar una respuesta