Regálese un tratamiento de felicidad

0
279

Regálese un tratamiento de felicidad

El experto en longevidad Dan Buettner viajó por todo el mundo para descubrir lo que hace más feliz a la gente. Estos son sus hallazgos.

Construya su hogar en el vecindario adecuado

El lugar donde elija vivir constituye uno de los factores decisivos y primordiales para alcanzar su felicidad. Si lo que busca es un destino, debe de tener en cuenta algunas cosas: las personas suelen ser más felices en las áreas soleadas, o cerca del agua. Busque vecindarios que tengan aceras, lugares de encuentro y otras características que lo animen a interactuar socialmente. El acceso fácil a los espacios y de recreación también favorece el bienestar.

Deje de hacer compras y empiece a ahorrar

Las investigaciones demuestran que, con el tiempo, la seguridad financiera brinda mucha más felicidad que la compra de objetos. ¿Por qué? En aproximadamente un año, el entusiasmo por el objeto nuevo se desvanece, en tanto la seguridad financiera no tiene fecha de vencimiento. En efecto, los adultos mayores con hábitos de consumo moderados y menos materialistas pueden dar testimonio de que su felicidad aumenta con la edad.

Aproveche su mañana al máximo

Aunque dorBlueZonesmir bien por la noche es esencial para alcanzar la felicidad a largo plazo (según un estudio realizado por University of North Texas, las personas con insomnio tienen 10 veces más probabilidades de desarrollar depresión y 17 veces más probabilidades de sentir ansiedad que las personas que duermen bien), nuestra rutina matinal es igual de importante. Tomar el desayuno todos los días estimula nuestra energía, y 30 minutos de caminata u otro ejercicio eleva el bienestar por hasta 12 horas.

Reduzca el tiempo que pasa frente al televisor

Las personas más felices miran menos de una hora de televisión por día, según un estudio realizado sobre 40.000 personas que hicieron la prueba de la Verdadera Felicidad de National Geographic. ¿Por qué? Porque logramos una felicidad más auténtica estando con nuestra familia y amigos, leyendo o disfrutando de algún pasatiempo.

Incluya una dosis diaria de amigos

Hay estudios que muestran que las personas más felices de Estados Unidos dedican por lo menos seis horas al día a interactuar con amigos. Y si usted elige proactivamente la red social adecuada, la dicha puede resultar contagiosa. Una investigación de Harvard University halló que por cada amigo feliz que agregamos a nuestro círculo social, nuestra propia felicidad aumenta un 9 %. Por cada amigo infeliz, nuestra felicidad disminuye un 7 %. Así que encuentre personas que le gusten, y comprométase a realizar con regularidad rutinas que lo pongan en contacto con ellas.

Encuentre a su alma gemela

Las personas que construyen relaciones comprometidas de largo plazo sufren menos estrés, viven más y padecen menos enfermedades. Y hay más: numerosos estudios han mostrado que las personas casadas tienen el doble de probabilidades de ser felices que las que no lo están.

Reúnase, rece, ame

Si bien no estamos seguros de que asistir a la iglesia nos haga más felices o de que las personas felices tiendan a ser religiosas, las investigaciones muestran que las personas que pertenecen a una comunidad de base religiosa —independientemente de la religión que sea— y asisten a oficios más de una vez por semana viven hasta siete años más que las que no lo hacen.

Tenga un santuario soleado

Aumente su felicidad preparando en su hogar una habitación donde pueda tocar un instrumento, disfrutar de un pasatiempo, leer un libro o pasar el rato con sus familiares. Lo ideal es que la habitación tenga mucha luz, lo que ayuda a aumentar los niveles de serotonina, que mejora el humor.

Adopte una mascota y traerá paz a su vida

Se ha hallado que los dueños de mascotas tienen una presión sanguínea más baja y menor cantidad de hormonas del estrés circulando por su sangre. Por lo tanto, si su estilo de vida y presupuesto permiten incluir una mascota, visite el refugio para animales de su zona y considere adoptar una.

Encienda su pasión por la compasión

Dar hace que uno se sienta bien, y numerosos estudios han mostrado que quienes dan tienden a ser personas más felices. Durante un experimento, un grupo de personas recibió dinero para gastar en ellas mismas, en tanto un segundo grupo recibió dinero para gastar en otros. Al final, según se informó, los que dieron su dinero estaban más contentos que los que se lo gastaron en ellos mismos. Por supuesto, no es preciso que reparta dólares para obtener beneficios. Podría anotarse para ayudar en la escuela donde asiste su nieto, u ofrecerse como voluntario en el centro oncológico de su localidad.

Esperamos que esta información te seas de gran ayuda. Si busca un programa completo que te permita perfeccionar, armonizar y enriquecer tu vida, únete a nuestro servicio de coaching personal, la mejor garantía de éxito y prosperidad. Entra aquí.

Soy el autor de esta página y director del Centro de Recursos para el Exito y la Prosperidad (CEREXPRO) y tengo una Maestria Certificada como Coach en Programación Neurolingüística (PNL), Tambien soy Experto en Procesos de Cambios, Instructor en Reingeniería Cerebral con PNL e Hipnosis. Diplomado en Comunicación Social con largos años de ejercicio y he participado activamente en Investigación y Desarrollo de Proyectos en el campo de la Medicina Alternativa. Estoy a tu orden a traves de las diferentes formas de contacto de la página. Gracias por estar aquí.

Comments

comments

Dejar una respuesta